Una nueva poesía para un nuevo tiempo...


Reproducción de una fotogrfía realizada por mí a o12 años en pasteles a la tiza sobre papel.

Rosa pálida

Una insólita coincidencia
irrumpe la monotonía cotidiana,
desatando la sorpresa inminente
que entrelaza historia... con presente.

La curiosidad se acrecienta...
aparecen indicios de atracción incipiente,
revolotean palabras amables
mientras late el corazón insaciable.

Instantes efímeros de placer
contrastan con la realidad asequible,
estimulando al alma a nacer
y hacer sus deseos tangibles.

Un halo de magia
recorre la ansiada inquietud,
por atrapar sueños lejanos
que lentos, se desvanecieron en las manos.

El silencio se llenó de aroma
y el insípido vacío se perdió en el aire,
al ofrendarme una rosa pálida
acariciando mi ser, con tu mirada cálida.

Autor: Eliana Roiger
17-09-09
Leer más...

Anverso

Viéndote leo principios sobre finales quebrados,
austeros;
la misma grana enalteciéndose con planos prolíficos,
mientras hay anversos olvidando sus reversos.

Viendo lectores de posturas unívocas,
y desoyendo miradas desde rótulas saliendo,
y callando vistas donde peronés introducen,
oigo,
¡oigo y reoigo!
Escuchan mis voces catastróficas ojeadas danzando delante del cuerpo sin saberse vuelto:
estropicio del anverso que, ¿olvidó su reverso?

Los griteríos resonaron, ¡y resuena la voz que recuerda!
Que acerca y ofrece,
que demuestra anversos sobre reversos cuando no hay más posturas mixtificando.
Leer más...

te entrego mi honestidad

Muchas veces me dijeron que me preocupaba demasiado por los demas ,hoy me doy cuenta que soy mas débil de lo que imaginaba a duras penas puedo soportar mis pruebas sin dejar de sentirme vacío y mezclar mis sentimientos por vos con el mundo que me acobarda y me da tristeza mas de una vez, Hemos compartido tanto tanto y encontramos la forma de levantarnos nuevamente, ya transcurrio bastante tiempo y mis sentimientos son tan fuertes como el primer día, se que todo esto que estoy viviendo con vos no podría ser mas hermoso.
estoy seguro, que jamás te cansarás de recibir cada segundo, cada palabra y sobre todo el amor que siento por vos !!...y esas miradas que me hacen estremecer por dentro, haciéndome recordar por que te amo y por que me enamoré de vos, brindo por los detalles, por los segundos, por las dulzuras, por las noches, por los tiempos.... aca te entrego mi "honestidad" te la entrego sin pedirte nada a cambio....
Leer más...

besos de película...

Todos coincidiremos en que hay besos en el cine, que nos marcaron y recordaremos siempre , sin importar nuestra edad. Algunos  de mis besos de película preferidos son: los de todas las versiones de Romeo y Julieta, habidas y por haber, el de Clark Gable y Vivien Leigh, en la película “Lo que el viento se llevó”, o el beso animado de la inocente y seductora escena del espagueti , así como el etéreo beso del recién desaparecido Patrick Swayze y Demie Moor, en Ghost, o aquel otro, robado de Rhett Butler a Scarlett O’Hara diciéndole: “He aquí a un soldado del Sur que te quiere, Scarlett, que quiere sentir tus abrazos, que desea llevarse el recuerdo de tus besos al campo de batalla. No importa que tú no me quieras. Scarlett, bésame, bésame una vez”. Besos y más besos de película...






Besos


Aún sigo esperando
la boca que encierre mis besos
y entre tanta espera del beso perfecto,
saboreo el néctar dulce de otros besos
que en toda la historia he visto pasar…

Y aún quiero
que aquel al que espero que sea mi Romeo,
me encuentre y me muestre
que desde sus labios y entre su deseo,
está la belleza del beso a aguardar.
Mas, tengo de todas mis vidas el beso soñado,
romántico, dulce y apasionado,
y la vibra perfecta en mi seducción…
Pero esta, que justo no ha sido una vida de estreno,
sino, que en mi rol triste y pasajero
me dieron la silla de algún director.
Fue que todo el tiempo, me quedé observando
y fui registrando los besos perfectos,
y me fui perdiendo de poder actuar.
Por eso, de tantos actores que en esta película
he visto pasar.
Aún sigo esperando al dulce Romeo
que quiera y que pueda mi beso estrenar…
Y aquí estoy, sentada en la vía,
mirando en la orilla,
frente a la maqueta los trenes pasar.
Y tú junto a tu ventana, observando el mundo
me acechas, y en tanto me dejas entrar…
Y es ahora que quiero, tu beso primero,
y si no es de película, igual me lo das.







Leer más...

Cosas sueltas

Te muestras en tu ausencia repitiendo las palabras bellas que dijiste un día a un alma deshecha, rota en mil jirones, en pétalos de ausencias, buceando entre las cenizas desligadas de cigarrillos fumados a impaciencias, inhalados en pensamientos huidos, sin retoques.

Tengo la mirada del gélido invierno anclada en el alma. Ni un rescoldo inmaculado queda de la llama iniciática que alumbró el camino, que alimento el sueño. El viento ya no araña, arrasa. El viento arrastra y pudre agrandando lo deshecho, convirtiendo el azul de aquella en denso fuego, en tenebroso infierno.

Garantízame la paz y te daré lo que me pidas. Te traeré el ámbar de los mares de coral y la lluvia del país donde no hay vida. Garantízame el amor y la eternidad te daré en poesía. Te regalaré mi alma en un cofre decorado de sueños inventados para ti. Garantízame tu ser y te daré por siempre mi vida. Aleja de mí tu ausencia y te daré el universo.
Leer más...

Quiero ser tu mejor amiga... quiero ser tu mujer... quiero ser tu amante...


Quiero ser tu mejor amiga... quiero ser tu mujer... quiero ser tu amante...
ser la q extrañe esta taza vacía q dejaste al terminar tu café,
y la q hable con la pared al seguir escuchando el eco de tu voz...

Quiero ser la amiga q oiga todos tus problemas,
ser la amiga a la q le cuentes cuando estas con ella...
pero guardar aquí dentro...
muy dentro...
estos celos q me rompen el alma...

Quiero ser tu mujer,
a la q presumas con todos tus amigos...
quiero ser tu mujer...
y amar tus sueños.

Quiero ser tu amante,
y perderme en tu cuerpo cada instante...
sin tener q regresar a casa
con las manos vacías de tu existencia.

Quiero ser la q reciba los mensajes en el face
y ser a la q le mandes mails de amor...
quiero ser la q orgullosa pueda contar q tus besos los tiene
toditos guardados en un mensaje oculto del messenger...

Quiero ser aquella q robe tu mirada,
y ser la q se adueñe de tus sueños y de tu alma.
quiero ser mas allá de todo...
la única a la q pienses y con la única q sueñes.
Leer más...

ENLA ORILLA DE SU REALIDAD


Una mujer busca
una mujer no alcanza
ha perdido la voz
ha perdido la casa
la flor, la fuente, la hoguera...
Ha llorado por mundos
nutridos de oradores
predicadores huecos
henchidos de avaricia.
Una mujer sola busca,
una mujer no contamina,
ha perdido la guerra
ha perdido la melodía
ha construído fantasías
que se caen,
detrás
encima
al lado...
En la orilla de su realidad.
No sabe de amor
no sabe de placer
no sabe de gozos al oído
de susurros vespertinos
de improvisadas caricias...

Una mujer busca,
sola.
Una única dirección.
Leer más...

Os Guarda-Chuvas


Poesia visual e concreta, de J.T.Parreira
Leer más...

que...¿por qué te quiero?








que...¿por qué te quiero?

Te quiero:
porque eres el pensamiento primero,
el próximo paso a dar,
y de mi corazón un latido sereno…
Te quiero porque siento tu perfume en el viento
y es el aroma de tu piel en mis sueños.
Te quiero
porque corro para alcanzar la paz
que me dan tus palabras,
la dulzura de tus dichos,
y el sol de tus mejores días.
Te quiero
porque tu voz me importa más
que mis antiguas alas…
porque vendería mi alma por ti…
Porque acepto tu oscuridad
y tus duelos…
Porque no te quiero para vivir de ti,
sino para ti…
Y levantarme contigo
y levantarte cuando me precises…
Te quiero
porque me das la luz
que aún no ves en ti…
Y risa y llanto y consuelo
y desventajas y críticas…
y tus dudas son mis dudas,
y se convierten en te quiero…
y te sigo queriendo y me necesitas,
y a pesar de todo…
Te quiero
porque aprendí que esto que siento
lo siento por ti, el verdadero…
y me imagino en tus brazos,
durmiendo en tu pecho
de tu mano caminando en silencio…

Te quiero…
porque eres tú a quien espero...


Sandra Gutiérrez Alvez


Leer más...

Y regreso a la lluvia...


Y regreso a la lluvia q me viste de silencio...
con grandes rayos me sacude el cuerpo,
y cuan suave y fría recorre mi alma...
como si pudiera ella
robarme las ganas.

Y regreso a la lluvia q me viste de ti...
me azota con recuerdos,
obligándome a sentir...
entre cada gota q escurre en mi,
estas ganas de tu cuerpo
matando mi deseo.

Y regreso a la lluvia q me envuelve de agonía...
me deja tirada y con estas ganas
de estar entre tus muslos,
y adueñarme de tus besos...
sintiendo el aroma fresco
del amanecer en tu alma.

Y regreso a la lluvia con ganas de ti...
empapando mis sentidos,
regalándote cada uno
de mis mejores vicios.
Leer más...

El amor no entiende de emociones, las inventa.





He soñado con la vida que tú sientes, 
He vivido cada vida que he soñado. 
Y he sacado de tus ojos inocentes 
este mundo que en mi mente se ha creado.


He bebido  las palabras de tu boca 
hasta perder la conciencia, y tu lado. 
Y en la oscura soledad de mi existencia 
reconozco que siempre te he deseado.


Ni siquiera mi cuerpo ya se resiente

de la marca que tu vida me ha dejado. 
Y no creas a mi alma, porque miente,
pensando que no tenerte es creer
que te he olvidado...


Leer más...

La Espera


Siluetas de dolor y sombra
Abrazan mi sangre y brío
Caminando a sol y a tientas
Busco tu pelo y tu brillo
Ya diviso al sabio tiempo
Que siempre domó mi orgullo
Me dice que abra los ojos
Al oleaje y al murmullo
Piensa en aquel pequeñuelo
Risa y son a la deriva
Sin saber que lo esperaban
Tus labios de sangre tibia
Sueña mi amor contrariado
Ya sanarán las heridas
No olvides que en tu regazo
Llevas más de siete vidas
Leer más...

Manzanares


Manzanares
Leonardo Maldonado

Érase una vez un niño que vivía con su madre en una casita rodeada de enormes huertos de manzanos al lado de un camino que conducía a la montaña. Esos huertos de manzanos habían sido el paisaje que Emmanuel conoció desde que abrió los ojos a la vida, trabajando en cada árbol al lado de su abuelo y de su padre. Aprendió todo lo que estaba relacionado con la atención y cuidado que requería cada árbol para que diera frutos más perfectos de la región. Acostado entre los manzanos miraba al cielo y se sentía protegido y seguro como si estuviera entre familiares y amigos. Era como si la sabia que corría por esos árboles y su propia sangre pertenecieran a un mismo género. Amaba tanto a sus manzanos, que todo el tiempo que tenía libre, al terminar las clases, lo dedicaba a abonar, limpiar y arreglar las huertas, cantando y disfrutando de las ricas manzanas que los árboles le regalaban, dejándolas caer suavemente a su lado cuando descansaba después de terminar sus tareas. Le bastaba estirar la mano con los ojos cerrados para saber con seguridad absoluta de que encontraría un fruto redondo y dulce a su alrededor.
Con el paso de los años Emmanuel se convirtió en un jovencito. Al terminar la secundaria emigró a la ciudad para continuar con sus estudios en agronomía. Amaba el estudio y con su nueva vida pronto se acostumbró a la ausencia. Extrañaba a su madre y a sus manzanos pero sabía que su ausencia sería temporal por lo cual se esforzaba en sacar buenas notas y pasarla bien con sus amigos. Cuando llegaron las vacaciones no regresó a casa porque se fue a conocer el resto del país con otros compañeros de la escuela y poco a poco con el paso de los días, la imagen de sus queridos huertos fue perdiendo fuerza hasta convertirse en solo un sueño que había vivido.
Un día que estaba en la cafetería de la universidad tomando un receso después de un examen, vio un cartel en la pared en el cual una bella bailarina de cabello corto y labios rojos alzaba los brazos al cielo como si algo le fuera a llegar del cielo. Aquella bella imagen parecía seguirlo con sus ojos grandes y le producía un sentimiento extraño de alivio e intriga. Lo mas interesante era que aquella bailarina estaba sentada sobre una manzana gigante lo cual llamó poderosamente su atención por la relación que había tenido con esos frutos de los que sabía todo.
Regresó al café del Molino una y otra vez, siempre para mirar la imagen de su bailarina. Se sentaba frente al mostrador y disfrutaba del café y el pan que hacían ahí cada mañana, recordando su infancia y la estrecha conexión que había tenido con aquellos frutos, árboles y huertos de manzanas.
Cuando por fin terminó su carrera regresó a su pueblo para pasar allí algunos meses y decidir cual el siguiente paso a tomar en su vida. Al bajarse del autobús, todo el mundo lo saludaba dándole la bienvenida. Era una tarde de domingo, día en que los habitantes de las comunidades de la sierra bajaban a vender sus animales e intercambiar semillas para la siembra. Se escuchaba el bullicio de la gente y el cantar de los gallos en los patios. Al entrar en la casa lo recibió una muchachita de mejillas arreboladas a quien nunca había visto, pensó que sería una ayudante de su mamá por lo que le sonrió y le dijo:
-¿Cómo te llamas?
-Isadora- contestó la muchacha ruborizándose
-Mucho gusto, yo soy Emmanuel, el hijo de doña Carmina.
Llegó a la cocina y abrazó a su mamá. Le pareció mas hermosa que nunca y se sintió feliz de estar en casa. Saboreando el almuerzo y la comida de su madre que nadie hacía como ella, le contó sobre su vida en la universidad y lo mucho que había deseado el regreso a casa y a sus huertos.
Doña Carmina lo miraba con ojos dulces mientras le servía el café. Se le iluminaba el semblante al ver a su muchacho ya con pintas de madurez que hablaba con la elocuencia de un universitario.
-Oyé, má, ¿Quién es la muchacha que me abrió la puerta?
-Es la hija de don Silvio, el que me trae la leña y me ayuda en la casa. Vive aquí desde que te fuiste.
Agotado por el largo viaje Emmanuel se despidió de su madre y se retiró a descansar. Isadora le había preparado un baño con hojas de alcanfor para que durmiera bien.
Esa noche lo despertó una pesadilla que no pudo recordar pero que lo había asustado mucho. Su corazón latía con fuerza y sintió que había envejecido al ver en el espejo sus aterrados ojos de luciérnaga. De repente un olor a manzana y a canela invadió su habitación. El olor se colaba por las ventanas y por debajo de la puerta impregnando su alma con una tranquilidad que aclaró la noche y le permitió hundirse en un sueño profundo y reparador.
A la mañana siguiente se levantó casi con el alba. Lo despertó el deseó apremiante de recorrer los territorios de su infancia, lugares cuyo aroma había invadido su habitación la noche anterior y le había regresado el júbilo de vivir. Estaba ansioso de caminar nuevamente por aquella su huerta y captar por los poros de su cuerpo ese olor a tierra húmeda, a manzanares y a frutos maduros. Pero no encontró las manzanas que esperaba, las que lo habían arropado con su perfume durante la noche, permitiéndole dormir, librándolo del terror nocturno de su pesadilla.
Recorrió los huertos y los encontró descuidados, casi destruidos por los parásitos, la maleza y la falta de atención, no había manzanas por ninguna parte. Regresó a su casa desconcertado. Isadora mientras tanto, arreglaba una maceta junto a la ventana de la cocina, silenciosa y bella como siempre. Al acercarse a ella, Emmanuel percibió nuevamente el mismo olor a manzana que había invadido su habitación la noche anterior. A la hora del almuerzo se dio cuenta de que aquel olor se intensificaba, la comida tenía gusto a manzana, el aire que entraba por la ventana, el agua que bebía, todo lo que comía dejaba en sus labios el dulce sabor de las manzanas. Le contó a su madre sobre la pesadilla que había tenido, sobre su paseo por los huertos y su determinación de rehabilitarlos con sus cuidados. Le preguntó también si ella percibía aquel olor que no sabía de dónde venía y le recordaba los días de su infancia en los que se trepaba a los manzanos. Doña Carmina no supo que responder y le dijo que no lo había notado.
Conforme pasaron los días el olor siguió presente en la casa y Emmanuel se acostumbró a dejarse envolver en la magia de ese perfume. Siempre que veía a Isadora, recordaba a la bailarina del café de la universidad ya que ambas tenían cierto parecido y observando más a fondo los hechos, comenzó a relacionar la presencia de Isadora con el mágico olor a manzana que le daba paz. Con el paso de los días comprendió que dependía del perfume de las manzanas para sentirse en paz, protegido y seguro. Aquel descubrimiento lo sorprendió mucho y a la vez le preocupó porque se dio cuenta de que necesitaba ver a Isadora para sentir calma. Por las noches sentía un miedo que nunca antes había sentido, después de quedarse dormido a media noche lo despertaban las pesadillas que solo se ahuyentaban al sentirse envuelto en el manto protector del perfume. Cada día trataba sin éxito de volver a ser el mismo y esta dependencia no le gustaba porque siempre había sido muy independiente y libre, entonces se propuso a investigar el misterio de los hechos que habían cambiado su vida.
Tanto se empeñó Emmanuel en descifrar el misterio del perfume que olvidó la fecundidad de la primavera, sus planes de continuar estudiando e incluso olvidó a sus amigos de la infancia que se quedaron esperándolo en las fiestas del pueblo. A tal grado llegó su obsesión que decidió interrogar a Don Silvio cuando llegaba a la casa con su carga de leña sobre la espalda. Al verlo no pudo contenerse y le preguntó el porqué de la presencia de aquel olor y sobre el origen de Isadora. Titubeando y con una mirada que acusaba su ansiedad al sentirse descubierto, Don Silvio respondió:
-Sé de que me hablas, la verdad es que nunca había hablado con nadie sobre la identidad de Isadora.. Una tarde de invierno, unos meses después de que te marchaste de la ciudad, mientras me encontraba en el huerto abonando los árboles como tu lo hacías, de repente escuché la voz de un niño que lloraba y busqué entre los matorrales hasta que llegué al lugar de donde provenía el llanto. Ahí encontré a una niña desnuda bajo el manzano viejo. A pesar de que hacía frío, el cuerpecito de la niña estaba caliente y también percibí ese olor a manzana del que me hablas. Corrí a envolverla en una manta y la llevé a tu casa diciéndole a tu madre que era mi hija pero que yo no podía cuidarla, ella le abrió los brazos y la ha cuidado como si fuera su propia hija. Con el paso de los años me di cuenta de que la niña era diferente a los demás niños, muy bella y silenciosa…no le gustaba hablar mucho y cuando sonreía el mundo se impregnaba con olor a manzana. A solas cantaba en voz baja melodías que nunca antes había escuchado pero le trajo felicidad a tu madre…es muy buena muchacha y eso es todo lo que se.
Emmanuel quedó intrigado y desde entonces comenzó a observar a Isadora con el interés científico que le había despertado la extraña historia, Cada día trataba de acercarse más a ella, de infundirle confianza y de hacer que hablara. Conforme pasaba el tiempo se acostumbró al olor que emanaba aquella criatura silenciosa y bella, olor que le devolvía la alegría de vivir. Por fin un día se atrevió a preguntarle:
-¿De dónde vienes?
Isadora lo contempló por un momento con sus enormes ojos color de miel en los que se reflejaban los árboles del patio y con una voz muy dulce le respondió:
-Soy hija de los manzanos. Nací de los árboles que abandonaste en tu adolescencia quienes te extrañaron tanto que reunieron su energía para dar a luz a un ser humano que ocupara tu lugar. No los he cuidado como tú pero le he dado amor y compañía a tu madre….
Leer más...

HAY UNA NOCHE, UN TIEMPO HUECO, SIN TESTIGOS

Caen de los ojos lágrimas que se curvan en las mejillas,
llegan arqueadas por el viento de la noche
y las palabras susurradas sin testigos.

Esta vez escribir reconcilia sangre y versos,
aleja fantasmas y amanece. Amanecemos todos de nuevo,
despiertos, latiendo sin buscar nombres o instantes.

Ya habíamos paseado nuestras sombras con templanza,
habíamos arriesgado incluso la hermosura de una ola
besando los labios de sus rocas, hechos al aire.

El tiempo pasa y no pasa, tiene sus propias variaciones
dependiendo de la resurrección de los cuerpos y sus patrias.

Y en este pasar, mientras escribo, escucho a una bandada
de pájaros trinar, beso con los ojos entreabiertos
la pasión que se ha vuelto mirada.

Estamos cerca, cada vez más cerca de vencer las distancias
aunque sea en este minucioso y pequeño trozo de papel.

Mónica López Bordón
http://vivirparacontarlaconpoesia.blogspot.com

*Cuadro: "Mujer tumbada" de Frederick Leighton



Leer más...

El héroe de mi cuento


En este cuento sin fecha
coexisten diversos héroes
que fueron presas errantes de mi piel,
y me atravesaron con una flecha


el "héroe" de los mares del cielo,
grande y tierno cuan perro labrador
experto en el efecto lastimero,
el aparente amigo fiel que no duda
en afilarse los dientes cuando vislumbra
un hueco de melancolía fémina,

el "héroe" que se sirve del respeto
a la mujer del prójimo,
se calienta
se excita
y te babea encima bajo la coartada
de un chat mal interpretado

el "héroe" de la confianza,
el que presume de una relación sólida
como una piedra
sin grieta alguna,
dueño del efecto Donjuanesco
(con auto-denominación de origen)
que juega al despiste esquivo de la tentación
y huye despavorido cuando se cree objeto
de una pirómana,

el "héroe" cautivo del efecto "Axe" (caducado),
pasional, voraz
impulsivo e intuitivo
el que lanza un beso inyectado en cocaína
y se retira a tiempo en la batalla emocional,
convencido de su fracaso

y mi favorito, el "héroe" de verdad
el Real,
el vapuleado por su dama
el humillado por su propia soberbia
el apaleado por sus errores,
el que vagando en un mundo aparte
se aferra con uñas y dientes a mis caderas,
el que persevera
me llena
me ahoga en su silencio
me sustenta con su aire
me envenena
me embelesa
el que me bebe es estado agridulce
el que me sufre,
solícita, posesiva y
atrapabocas

el que, de entre todos ellos y
en todos los tiempos verbales
me goza:
de lado
de costado
encima
debajo .....
y Nunca me falla

y al único, al que la villana de este cuento
con amor pleno y atemporal
lame y relame
las heridas de su victoria.


Eva Márquez.
Http://cosasqnuncatedire.blogspot.com
Leer más...

Olores

Huelo a piel fresca, 
a neonato recién parido, 
a piel suave y diáfana, 
a deseo contenido. 
Huelo a flores frescas, 
aroma que fluye por mis venas 
cuando tus caricias 
provocan éxtasis en mi piel. 
Huelo a exóticos licores 
brotan de los poros dilatados 
de nuestros cuerpos excitados 
cuando nos amamos. 
Huelo el exudado  
que emanan nuestras bocas 
y que bebemos  
en un beso apasionado. 
Huelo a maderas y jengibre, 
perfume que delata tu presencia, 
mi piel suave y pálida, te espera, 
cubierta con un halo de esencias 
de frutas prohibidas y flores frescas.
Leer más...

AHORA


Ahora no estas con ella,

y yo sigo estando en ti.

Ahora ha cambiado el poema,

aquel poema que un día te escribí.

Ahora aunque no estés con ella,

aunque yo siga estando en ti y tu en mi,

aunque leas aquel poema,

aquel poema que te escribí y te hacia vivir,

ahora no regreses ni preguntes por mí.

http://antologiaminusculadelamor.blogspot.com/2009/08/ahora.html
Leer más...

QUIEN SI NO TU



Quien sino tú,
luz de mis noches grises,

paz en mi tormento,

dime, quien sino tú,

que sin verte te siento.

Y los versos se cruzan

entre  lágrimas

de alegrías y sufrimientos.

Te llevare siempre conmigo,

en mi llanto, en mi silencio

en cada abrazo, en cada beso.

Contigo siempre en mi mente

Tendré las fuerzas

Para levantarme

Y no descansare hasta sentir

Que mis alas ya cansadas

descansen en tu lecho.

Leer más...

Traspasando puertos

Traspasando puertos

Inolvidables recuerdos de un paisaje similar al mío,
con solo detalles que cobran otro sentido:
una dulce entonación fluyendo de sus gargantas
y un sentimiento incomparable, permanece flotando sobre el río.

Carcajadas de miel esperando mi llegada,
eternas charlas intentando descifrar nuestro destino,
plácidas caminatas sin rumbo fijo
y el despertar insospechado de emociones, detrás de una mirada.

Cómplices sonrisas tallando nuestra niñez,
bulliciosos secretos que apenas hilvanan historias;
pasos que ahora transitan la memoria,
danza de ilusiones que maduras, destapan su desnudez.

Aromas de rambla surcando el viento,
apretados abrazos traspasando dos puertos,
cálidas despedidas pintando el sol en el horizonte
y añoranza de un cariño que perdura en el tiempo.

Autor: Eliana Roiger
23 – 02 - 09
Reproducción de un Fragmento
de la obra de Joseph Turner:
"El temerario remolcado a dique seco"
Realizado por mí a los 17 años,
en Óleo sobre tela.
(reproducida desde la imagen impresa de un libro).
Leer más...

Sintiendo el viento por los poros de la piel... Heme aquí tumbada bajo este fresno sin poder luchar contra la humedad del césped q congela mis huesos y q me recuerda tanto esos besos q tus labios posaron en mi... como si fuera el ultimo instante de nuestro vivir.
Leer más...

Numa casa em frente do mar


Numa casa em frente do mar
a fazer
e a desfazer névoas

Com gaivotas
sopradas desde as rochas

Uma casa com um quintal
debruçado para o coração
do oceano
onde um grito, que saia
pela noite, um grito
repercuta
todos os silêncios
que guardei

Pouca coisa poria numa casa assim
defronte do mar
para fazer
e desfazer os lentos
nevoeiros.

J.T.Parreira
Leer más...

NOCHE EN BLANCO. MARATÓN DE POESÍA, CINE MÚSICA, PSICOANÁLISIS



ACTIVIDAD DE ENTRADA LIBRE
Sábado 19 de Septiembre de 2009 de 22.00 h a 05.00 h.
Calle Duque de Osuna 4, locales. (frente a Plaza España)

Se recitarán poemas de: Germán Pardo García, Pavese, Alberti, Bertolt Brecht, Miguel Menassa, Olga Orozco, Carilda Oliver Labra, Bukowski, Tuñón, Calderón de la Barca, Aleixandre, Salinas, Garcia Lorca, Huidobro, León Felipe, Juan Gelman...
Canciones de Indios Grises y Kepa Ríos con poemas de Miguel Menassa
Leer más...

Sabios abismos

Donde crispan olas encantos rompientes,
mugen mareas sobre profundidades ocultas.

Hay un muelle, y hay arenas acicaladas por crecientes apariencias.
Los cantos oceánicos enfebrecen cualquier vista disuadiéndola.
Hay un pescador, y hay hombres en vano intento descifrando cuestiones mareáticas.
Y las oleadas encrestan su presión esotérica.

Pero no hay lagos inquietos;
los hay con dilectos aforismos preclaros,
bajo toda atención, ante todo buscador de identidades.

Serán sus profundidades continente y contenido:
sabios abismos donde serenos relieves descubran ninguna turbulencia en histérica revelación.
Leer más...

UNA AMAZONA ASFÁLTICA

He querido muchas veces

cruzar la calle

y vivir la vida de otra,

sentirme

la mujer que se sube a ese taxi

una carrera incierta y misteriosa,

ser la que en el cine

besa a un hombre que no es el suyo

la que toma de la mano a una niña

muy distinta a la mía,

ponerme el sombrero aquel

que parece un nido de golondrinas

y atreverme como ésa

con una minifalda

que conte la respiración al de enfrente.

Ser la chica de la panadería

despreocupada y tontona

que dedica miradas

alegres y consoladoras a cualquiera.

Cometer algún delito

del que no arrepentirme

y correr sin permiso

y gritar

y reír desencajada...

Ser una amazona asfáltica

fuera del tiempo y la ley

surcando cuerpos

devorando aleluyas

con los labios extenuados

y las mandíbulas doloridas

de morder lo prohibido.
Leer más...

ALBATROS DEL MUNDO


Conversé con sombras la otra noche.
Música celestial abre ojos hambrientos
y tú yo encontrándonos a tientas...

Creceré rodeada por tus brazos
y cubierta de tus besos,
creceré contigo paso a paso
aunque miles de relámpagos declaren la guerra y
amenacen con romper mi cuerpo a pedazos
con quemar mi lengua
o partir estas manos carpinteras
abiertas de vida.

Creceré contigo en el asfalto del tiempo
y seré un ángel de alas naranjas
que vigilará los molinos para moler el silencio.

Serás la mitad de los vuelos
la que me recogerá en cada muerte
la que permanecerá en la calma
la que me levantará de los naufragios
por los escondites de piratas sin ojos
la que hará rocas de azúcar y desiertos de palabras.

Esta vez esperas en una montaña.
Apareciste en forma de mujer
y volaste como paloma.

Albatros del mundo.

Mónica López Bordón
*Cuadro: "Las perlas de Afrodita". Herbert
Leer más...

Fragancia

                                 Fragancia a tus recuerdos
                                              perfuma mis sensaciones,
                                           perfuma los sentimientos
                     que provocan que el sol llore,
                                  porque ahora está llorando...
                                               Y no para de llover desde mi marcha.

                                 De repente surgen trazos
             de aroma a tu fragancia
                cuando menos me lo espero.
                      Quizás fueran mis ansias,
        empero, mi desconsuelo
             por pensar que te apareces
   entre los brazos del viento...
               ...por pensar te desvaneces
                      y detrás va el firmamento.
Leer más...

Mirada de Gato

Mirada de gato en el amor

Besos de sol riega flamante el alba
calentando a la luna que se despedía.
Aun dejando frio en su lenta huida
lirios al corazón su belleza cantan.

Allá donde maúlla el gato en mi alma,
fanfarroneando la piel llena de deseos;
la ilusión aruña feroz mis tantos sueños
sobando el despido de la mañana.

Llega la tarde de asiduos te quiero
esperando una gran noche pasional
y en mi cama un cometa de ensueño.

Una y mil estrellas se tornan fugaz
desintegrando pasado de tormentos
que yo mirada de gato, vuelvo a amar.

Siendo receloso con mis sentimientos.

Autor: Francisco j. Cartagena Méndez

eljimagua@live.com * http://jimagua.blogspot.com RECUERDA DEJAR TUS OPINIONES!!!
Leer más...

Hoy nos enlazan...

 
 
 

Blogs interesantes

Entradas
Comentarios

Vota al BLOG DE LA SEMANA

Creative Commons License
La obra literaria expuesta es original del autor y está bajo una licencia de Creative Commons, salvo que el autor la someta a una licencia distinta. Las imágenes y demás elementos son de sus respectivos propietarios. Poetízame no se hace responsable de los contenidos publicados.
.

Comentarios Recientes

 
Subir