Sin refugio




Camina la niña,
camina en silencio…
Buscando a su madre
en su desencuentro…
No tiene morada
ni alma, ese cuerpo,
sólo tiene un tiempo
de invierno sin sueños…

Y besa la niña,
la mojada mejilla
de su frágil madre,
que yace entre líneas
de plateadas sombras,
que la fueron llevando
hacia la pendiente
más negra y vacía
y cruel de su vida.
La negra morada
de oscuros silencios
le llenan el alma
de vagabundos tiempos…

Siente el frío llanto
de su copa rota.
Deleznable y sutil
guarda el suyo,
y lo guarda tanto,
que casi no puede
siquiera llevarlo,
hasta su guarida,
donde guarda el llanto.

Camina la niña,
camina en silencio,
buscando la mano
que cierre su encuentro,
que calme su llanto,
que cubra sus miedos,
que arrope en sus brazos
su alma de cielo.


Encuentra la niña,
manos de silencio,
un ángel la libra
de su pozo hueco…
y entre los sustentos
que le deja el tiempo
camina la niña,
desnuda en el viento…

No busca el camino
que aleje su llanto,
ni busca respuestas
de aquel desencanto.
Sólo quiere pronto
recoger pedazos
y juntarlos todos
formando un regazo,
que acune a su madre
que un día en sus brazos
acunó a su niña
y calmó su llanto…

Camina la niña,
buscando un regazo…




Deja tu comentario

1 pensamiento:

medianoche dijo...

Que hermoso poema, cuanta enseñanza, cuanta verdad en cada verso, muy triste pero colmado de amor.

Besos

Publicar un comentario

Hoy nos enlazan...

 
 
 

Blogs interesantes

Entradas
Comentarios

Vota al BLOG DE LA SEMANA

Creative Commons License
La obra literaria expuesta es original del autor y está bajo una licencia de Creative Commons, salvo que el autor la someta a una licencia distinta. Las imágenes y demás elementos son de sus respectivos propietarios. Poetízame no se hace responsable de los contenidos publicados.
.

Comentarios Recientes

 
Subir