LATIDOS

Era el viento quien lo llamaba, era la sombra que a su lado aullaba.Era la luz del verano en que despertó, era la música que un día alguien mencionó.Su alma era libre, su vida, brevemente, indestructible.Su risa, la mejor cura, sin prisas, hasta ser dura.Las miradas, no eran espejos, la cara no mostraba nada, en su interior había un millón de pensamientos, por fuera tan solo una monada.Caía bien, sentaba mal, era fiel, hablaba de verdad.Pasaban cada día por su lado, sin mirar, sin recordar sus rasgos.No reconocerían sus palabras ni en miles de años, nunca se habían molestado, en siquiera escucharlos.Caminaba de frente, caminaba erguida, pisaba fuerte, andando por la vida.Su momento terminaría, su lugar se ocuparía, su voz se pagaría, la nada llegaría.Y, aunque todo quedaría atrás, desde el sufrimiento hasta lo que amaba demás, no sentía lástima por el fin, su dolencia se quedaba aquí, pues no lamentaba haber fracasado, tan solo, no haber empezado.
Deja tu comentario

1 pensamiento:

medianoche dijo...

Excelente texto, un placer leerte mi admiración.

Besos

Publicar un comentario

Hoy nos enlazan...

 
 
 

Blogs interesantes

Entradas
Comentarios

Vota al BLOG DE LA SEMANA

Creative Commons License
La obra literaria expuesta es original del autor y está bajo una licencia de Creative Commons, salvo que el autor la someta a una licencia distinta. Las imágenes y demás elementos son de sus respectivos propietarios. Poetízame no se hace responsable de los contenidos publicados.
.

Comentarios Recientes

 
Subir