Castillo de naipes




Cuando el muro de unos brazos se derrumba,
cuando el habla del recuerdo reverbera
en tu cabeza como un silencio roto.
Cuando tus ojos se desprenden de ideales
mas se llenan de esperanza por vivir,
no hay pasado, ni presente, ni futuro
en tu memoria, salvo tú. Nadie más.

Siente el viento que se choca con tu cara
como gotas de rocío sobre el mar.
Siente el sol como lo sienten las hojas
en otoño, pues conscientes de su fin,
no tienen miedo a morir, porque vivieron.

Construye tu paraíso sobre el sustrato del suelo,
porque el cielo ya está lleno de personas
que sueñan poder tocarlo, mas no pueden alcanzar.
Y sueña con tu palabra, cree en ti, confía en ti.
Solo así descubrirás que la vida no está escrita,
que la tienes que escribir con emociones,
con momentos de alegría, y con pulsos del sufrir.


Deja tu comentario

2 pensamientos:

Ío dijo...

Es verdad, Antonio; debemos escribir nuestra propia vida con emociones, sentimientos, sufriendo o sin sufrir, viviendo y rompiendo los silencios.
Buen poema, me gustó mucho mucho, gracias.
Besos, Antonio

Ío

Ali dijo...

Cada uno es dueño de su propio destino con días felices y tristes.-A veces imaginamos un mañana que nunca llega, un sueño que se derrumba como ese castillo de naipes, pero bien vale la pena volver a intentar, seguir soñando.-
Muy lindo poema, mis felicitaciones.-

Publicar un comentario

Hoy nos enlazan...

 
 
 

Blogs interesantes

Entradas
Comentarios

Vota al BLOG DE LA SEMANA

Creative Commons License
La obra literaria expuesta es original del autor y está bajo una licencia de Creative Commons, salvo que el autor la someta a una licencia distinta. Las imágenes y demás elementos son de sus respectivos propietarios. Poetízame no se hace responsable de los contenidos publicados.
.

Comentarios Recientes

 
Subir