34


Cuando pase el tiempo
volveremos la vista hacia la tierra,
nuestra tierra primera,
la propia, la íntima,
la de los montes pelados:
launa, romero, espliego,
aires de rapaces y palomas,
adelfales en las ramblas,
inmensas galerías de verdes parrales,
fuentes de aguas frescas
de donde manó primeramente
todo un sentido de la vida y la muerte.
Allí conocimos la plenitud de la existencia,
amamos por primera vez,
ardió el ansia de Dios y la justicia,
sufrimos con el pobre
y con todas las grandezas y miserias
de la condición humana.
Allí recibimos y despedimos
ascendientes y amigos,
conocimos el júbilo de nuestros pocos años,
la fuerza y el vigor de un cuerpo joven.

Nuestra tierra no es solo tierra,
es moya de pan candeal,
es una luz cenital que nos alumbra cada día con la aurora.
¡La Virgis romana, la Virgis de las fuentes¡.
A ti te pregunto por Riguarte.
¿Sigue recostada Benejï?
?Que se hizo de mi amado Alcaudique¿.
¿Siguen los barriles oliendo a uvas y tinta?.

Seguro que mis almendros seguirán floreciendo en Enero
y la Sierra de Gador seguirá descansando
su jurasica compostura frente al mar y el cielo.
Deja tu comentario

Sin pensamientos, agrega el tuyo

Publicar un comentario

Hoy nos enlazan...

 
 
 

Blogs interesantes

Entradas
Comentarios

Vota al BLOG DE LA SEMANA

Creative Commons License
La obra literaria expuesta es original del autor y está bajo una licencia de Creative Commons, salvo que el autor la someta a una licencia distinta. Las imágenes y demás elementos son de sus respectivos propietarios. Poetízame no se hace responsable de los contenidos publicados.
.

Comentarios Recientes

 
Subir