Bosquejo de mi alma reflejada en tus ojos.




Al vacío de tus pasos,
encuentro mi camino.
Mi vida, junto a la tuya,
mi piel, junto a tu sino.

Nuestro rumbo,
tan certero, tan perdido
por el mundo
va creando poco a poco
cada uno de mis días.
Va matando lentamente
a toda melancolía
que cultivé en tu ausencia,
en un hueco de mi mente.

Nuestro ritmo
va marcando cada hora
mil sonatas diferentes,
mil recuerdos tan ausentes
que ya ahora ni recuerdo.

El sentido de mi vida
es tenerte a mi lado.
Sentirme tan inocente
como cuando cometí
el pecado de encontrarte
de repente, de tenerte
entre mis brazos.
De sentir tu ignota piel
sobre la mía,
jamás nunca conocida,
aquella primera vez.

Mas tu mirada robada
por las ansias de mis ojos
incansables de mirarte,
todavía se conserva
en las arterias y venas
de mi mustio corazón.

Soy vampiro de tu sangre,
y esclavo de tus luceros,
aunque me cueste admitirlo.
Porque amor es egoísmo,
y el egoísmo es ciego.

Mas por eso no te digo
muchas veces que te quiero, 
porque sé que tú lo sabes,
sino que te necesito.
Deja tu comentario

2 pensamientos:

amor y libertad dijo...

si el amor es egoísmo, bendito sea el egoísmo

Sole dijo...

Amar de tal manera el amor sea como el aire necesario para vivir. Hermosa poesía, felicitaciones por tu estilo, forma y ritmo en tu poesía. Saludos.

Publicar un comentario

Hoy nos enlazan...

 
 
 

Blogs interesantes

Entradas
Comentarios

Vota al BLOG DE LA SEMANA

Creative Commons License
La obra literaria expuesta es original del autor y está bajo una licencia de Creative Commons, salvo que el autor la someta a una licencia distinta. Las imágenes y demás elementos son de sus respectivos propietarios. Poetízame no se hace responsable de los contenidos publicados.
.

Comentarios Recientes

 
Subir