A velha rua revisitada

Como um cão fiel, fico na escura parede
encostado à própria sombra

Olho para todos os matizes
olho para entrar nas memórias
da janela, lancei os meus olhos
para cima e vi-me aos cinco anos
a olhar a rua carvalho araújo

Outro povo que andou lá
que mundo novo
foi para mim esse olhar.

J.T.Parreira
Leer más...

Al buscador de oro



Al buscador de oro
(Tributo a mi abuelo Ramón)
1910-15 de agosto-1997



Ya no quiso decirme
ni una sola palabra
ni sus versos, ni cuentos
resonaron al alba…

Y se fue yendo lento
mientras yo respiraba
lejos de su carcasa
ya pequeña y gastada.
Y sus ojos grisáceos
se cerraron de pronto
frente al sueño profundo
de la postrer mañana…

Y tapearon su cuerpo,
en aquel frío junio,
y el silencio tortuoso
le invadió su lugar
Y lo vi irse lento
por el camino viejo
bordeado de malezas,
pinos y soledad.








Y ya no hubo oro
entre ollas perdidas,
ni taperas, ni duendes
entre higueras añejas,
que pudiera negarse
a entregar su tesoro
al buscador eterno,
al buscador de oro.

Y vinieron las luces
que nacen en el campo
y lo elevaron lento
y lo llevaron lejos…
subiéndolo entre nubes
de tesoros añejos…
para seguir buscando
con su espíritu eterno.


Ya no pudo decirme
ni una sola palabra
pero había dicho tantas
que ¿para qué forzarlas?
Si me dejó su herencia
de sonrisa traviesa,
si derramó sus versos
y me impregnó en poesía.


Si me mostró el camino
de sueños y tesoros,
y de infinita búsqueda
por el que hoy transito.
Si sé que está soñando,
cuidando sus anhelos,
jugando con su oro
entre el sol y los cielos…




Ya no quiso decirme
ni una sola palabra
ni sus versos, ni cuentos
resonaron al alba…
y comparto su herencia:
sembrador de palabras,
buscador de tesoros,
soñador sin amarras.

Él no pudo esperarme,
yo no quise alcanzarlo
porque sé que algún día
transitaré a encontrarlo…



Sandra Gutiérrez Alvez
Leer más...

El resuello del ahogado

A veces se muere de éxito, en plena fiesta, coronado de laureles, vestido de azucenas. El mundo a tus pies, acrecentando una leyenda que crece. Y sin embargo el alma se apaga, se empequeñece, cuando a la mirada le falta. Hay rumores de agonía entre suspiros que se escapan. Hay momentos que se hacen lentos entre el paso de las palabras que hablan pero que no dicen nada. Hay un momento para todo y este es el de la falta.

Hay una letanía de pañuelos blancos que adornan la plaza. La vida recurre a las miradas, pero la mayoría no dicen nada. Miradas vacías, ausencia de almas. Ojos que son espadas, hacia dentro y hacia fuera. Ojos que se clavan, que laceran y que dañan.

Lo que cuenta es el presente, parece, y ese presente es como el resuello del ahogado en la búsqueda de un hálito de vida. Un resuello callado, angustiado, entre el olor dulzón de flores muertas, de lilos mustios y negras hiedras.

Diego Jurado Lara

http://diegojlara.blogspot.com

Leer más...

Razón de poetas cotidianos I

al-mubarak. razón andalusí. ishbiliya. en un sueño viniste.

No encuentro palabras
-solo en mi deseo-
para nombrarte.
¿Qué puedo esperar si no es el vacío?,
¿qué razón?, ¿qué ternura en las manos?
Fue dulce acariciar tu tiempo,
tu aliento en mi cintura,
fue dulce pero amarga su ausencia.
¡Cuánta belleza sin luz que la acoja!,
¡cuánto amor sin patria ni infancia posible!




Leer más...

El arrasador


En un escrito de Eldest Eragon le dijo q Saphira: Tengo un nombre nuevo para el dolor... El Arrasador.
Porque cuando sientes dolor, no existe nada más. Ni el pensamiento. Ni la emoción. Solo la ansiedad de evitar el dolor. Cuando es fuerte, el arrasador nos despoja de todo lo q nos convierte en quienes somos hasta q nos reduce a criaturas inferiores a los animales, criaturas con un solo deseo y objetivo:
escapar.
Leer más...

Cocinando pasión, cocinando besos

Cocinando pasión, cocinando besos

Sofríe el cariño que dices sentir por mí,
y agrega el condimento de mis tantos sueños.
Esperemos a que espese, salsa de deseos
en el salten ardiente que es mi vivir.

Un ajo me hará soltar una y mil lagrimas,
esas que suelto yo por ti. El aceite ha de lograr
hacer resbalar tantas noches íntimas,
en las que te hice el amor, te hice suspirar;
cocinando un sentimiento sin fin.

Cocinamos juntos, mas solo me iré a dormir.

Sazonas la sed de mis labios sedientos
y tu sonrisa endulza mis sentimientos.
¡Es que llevas la esencia del universo!
¡Es que en cada suspiro te llevo!

Sonriente comes mis ocultos deseos,
en calma te comes exuberante temor;
al amanecer pienso hallar yo el valor
e invitarte a cocinar con gran ilusión
agregando como nuevo condimento
la confesión del amor que te tengo a ti.

“Pásame un beso, o pásame tu amor’
Me he visto gallardo expresando.

Despertando ante el alba juntos,
preparando esquicito desayuno;
cocinando pasión y cocinando besos
preparando la salsa de tantos deseos
y sirviendo a la mesa sincero amor.

Como postre en la sala te hare mío…
…desvístete que a trabajar no vas hoy…

Continuará….

Autor: Francisco J. Cartagena Méndez
El Jimagua * Derechos Reservados
http://jimagua.blogspot.com
eljimagua@live.com

Espero sus opiniones....
Leer más...

El viaje (ll)

...Y entonces pensé que no me atrevería a ser tan audaz, no me acostaría con el tío de mi amiga porque eso estaba MAL, así que lo miré a los ojos y:
-No puedo quedarme, lo siento, todos se darían cuenta y sería muy embarazoso para los dos, pero todavía tenemos veinte largos días por delante y nos alojamos en tu casa, habrá tiempo para conocernos si lo deseamos, de todas formas gracias por la invitación, me ha encantado- dije, acercándome seductora a su oído. Me miró con la decepción pintada en la cara y dándome un toque en la nariz con un dedo dijo:

-Anda, ve y diviértete.

Me fui preguntándome por qué debía comportarme, me fastidiaba tener que renunciar a momentos que prometían ser interesantes, o al menos intensos, pero en fin, la razón me decía que debía ser prudente.
Los días que pasamos en San Francisco fueron divertidos e interesantes, recorrimos bastante la ciudad, nos levantábamos temprano y partíamos en el coche con P. (el dueño de casa ) mi amiga, su madre, yo, y a veces se sumaba su hijo. Visitamos el Goden Gate, Sausalito, el barrio chino, Alcatraz, y muchos lugares más, es una ciudad increíble, con sus cuestas y sus elegantes calles.Por la noche, cuando llegábamos a casa, P. nos invitaba a compartir su enorme yacuzzi ubicado en la terraza, desde allí se podían observar todas las luces de la ciudad, y atención al detalle, la consigna era beber una copa de champagne entre burbujas, joder, era un hombre encantador y muy especial, cada día me gustaba más. Su amabilidad, su sensibilidad, su conversación. Cuando salíamos de excursión nos las arreglábamos para ir andando algo apartados de los demás y así podíamos hablar a gusto de nuestras cosas.
Aquella noche todos nos encontrábamos particularmente cansados, las burbujas del yacuzzi y el champagne nos adormecieron un poco, mi amiga y su madre no tardaron en disculparse y se retiraron a dormir, intenté hacer lo mismo pero me apetecía quedarme un poco más, me sentía rara, cansada pero a gusto. No pude evitarlo, cuando nos quedamos a solas un manto de energía eléctrica cayó sobre nosotros, no hubo palabras, ni miradas, ni tiempo. Sólo bastó un segundo, el que me llevó quitarme el bikini y abrir los brazos, a partir de ahí las cosas rodaron solas y me dejé llevar, feliz. Brazos y piernas entrelazados en el agua y luego fuera de ella, en cada rincón de aquella terraza, besos y abrazos prohibidos, puro deseo. Una noche solo nuestra, oculta, y de la que nadie, nunca, supo nada. Lo que ocurrió después fue algo totalmente inesperado...-
Leer más...

El tiempo detenido XI

al-mubarak. razón andalusí. garnata. el ojo que todo lo ve III.

Lo que piensas hoy
no lo has pensado siempre,
lo que sabes hoy
no lo supiste siempre,
lo que eres hoy
no lo serás siempre.
Leer más...

Materias cotidianas XI

al-mubarak. razón andalusí. garnata. no hay más Dios que Dios y Mahoma es el Profeta de Dios.

Llamo para pedirte que me abraces.
No importa que estés lejos de mí...
Me siento pequeño,
débil,
vivo asustado
y necesito poner mi cabeza sobre tu hombro.
Háblame como si fuera un niño,
o un loco sin remedio,
o un extraño en este mundo
que pierde hasta los sueños más dulces.
Leer más...

A ti...


Gracias por permitir q me posara en tu piel y por ser cómplice de mi sueños pero sobre todo por arrancarme sonrisas y vuelos.

Gracias por cambiar mis colores y por entonar canciones q me llenan de alivio el alma y así entrar en mi mirada.

Gracias por regalarme tu olor y dejarme dormir entre tus brazos.

Gracias por cruzarte en mi vida.
Leer más...

ME VOY DE ESTE CUENTO


Cántame la canción que nos libere
y cuéntame un cuento.
Uno, donde nadie se acomode
donde el amor llegue lento
detrás del respeto.
Pasos, que acaricien la alegría
de alcanzarte
Que suave, se apoderen de la risa,
de la melodía de ser libres y completos.
Tú, me contaste uno antiguo,
rancio y verde...
La condena que enloquece a Cenicienta.
¿Dónde están las perdices
que no quiere la princesa?
Yo no quiero un príncipe encantado
quiero, encantarme con el príncipe.
Me voy de este cuento...
Hay un tren a las diez.

Dedico este poema a mi admirada amiga la poeta Eva Márquez, y a un ser al que ella quiere mucho. Siempre adelante.
Leer más...

Mariposas azules sobre la yema de tus dedos

las vidas del poeta. pedro da silva gomes V.

Volveré a abrir mi balcón por encima de las nubes
y haré llover mariposas azules sobre la yema de tus dedos.
Volverá mi aliento
bajo caricias de hierbabuena y candela de brasero
a ser ángel de la guarda.
Volveré a resucitar palabras desconocidas
que se derramen por nuestro pecho
y besen el aire en forma de sal,
de agua de pozo,
de sonidos de fuente y alberca...
Mis manos lo saben,
tu cuerpo estará cubierto de aceite desde los labios
hasta la parcela de piel suave que te cubre los muslos,
el sur te abrazará y hundirá sus raíces en tu vientre.
Al dormir te taparé con el manto verde de los ojos de María,
y sentirás que te emborrachan las alamedas y el fondo del río,
te devolveré al despertar
como recuerdos y sabores dulces de boca
la voz de tu madre y de tu hermana pequeña.
Juntos dibujaremos el mapa de nuestros sueños;
juntos construiremos una barca con vainilla, miel y canela
y navegaremos por un mar de cal hacia el horizonte abierto,
hacia el grito de la sangre y del alba
que nos ayudará a parirnos con brotes nuevos.
Hablaremos con las piedras y nos contestarán,
nos disfrazaremos de caballero andante
y los niños acercarán el rostro para entregarnos su risa,
podremos zambullirnos en el cielo de la tarde
y nos llevará a nadar sobre torres, plazas y barrios...
Volveré a abrir mi balcón por encima de las nubes
y las mariposas más azules de esta tierra
se posarán sobre tus brazos abiertos,
el polvo de sus alas te hará hermoso,
te devolverá el coraje de ser libre
para escribir tu nombre en la frente de cualquier criatura
que quiera aprender a vivir a tu lado.
Leer más...

El viaje

Me sentía inquieta, fingía dormir pero en realidad observaba con el rabillo del ojo a mi amiga y a su madre, sentadas en los asientos ubicados frente al mío, aparentemente dormían también. Me fastidiaba que su madre hubiese decidido acompañarnos a último momento, se suponía que sería un viaje divertido, dos amigas de 21 años rumbo a San Francisco, genial. Cuando me lo propuso acepté sin dudarlo, siendo ella auxiliar de vuelo tenía acceso a billetes realmente económicos, y nos llevábamos estupendamente. Cuando me enteré de lo de su madre..

-¡¡Pero tía!!
-Qué quieres que haga, ha decidido venir, quiere asistir a la fiesta de compromiso de mi prima.
-Pensábamos ir SOLAS a esa fiesta, joder.
-Pues no puedo decirle que no venga, en definitiva es SU familia.
-Ya verás como nos fastidia el viaje.
-No, ya verás que no lo notaremos.
-¡Ja!
-------------------

-Andrea, abróchate el cinturón, atravesamos turbulencias.

Joder, ni siquiera dormida dejaba de hacer su trabajo, me lo abroché obediente, la verdad es que se movía bastante. Mientras me sacudía como si estuviese dentro de una coctelera pensaba en la forma de librarnos de su madre para poder disfrutar de unos días de libertad recorriendo un par de lugares que me apetecía ver.
Llegó el día de la fiesta de compromiso, el tipo de evento que detestaba, convencional, todo el mundo con traje de noche. Cuando me presenté en la habitación, antes de partir hacia la fiesta, con mis borceguíes, mis pantalones pitillo y una camisa blanca que llegaba a mis rodillas, tuve el primer enfrentamiento con la madre de mi amiga.

-No pensarás asistir así.
-Pues si.
-Pues no lo puedo consentir.

Es verdad que en aquella época me había obstinado en parecer 'rara', y lo conseguía. No soportaba ir a la moda y necesitaba destacar de alguna forma, pero siempre con algo de cordura. De todas formas vistiese lo que vistiese no lograba ocultar mis rasgos algo 'angelicales' y nunca conseguía parecer lo que realmente me proponía, una mujer arrolladora y con gran personalidad pero en fin, lo intentaba. No hice caso de las advertencias de la madre de mi amiga y la desafié asistiendo a la fiesta como iba. Cuando llegamos comenzó a disculparse por mi forma de vestir con su familia. El padre de la novia (su hermano) decidió intervenir en el asunto, rogándole que dejase de ser tan estricta, éramos jóvenes y debía dejarnos en paz, me cayó bien de inmediato. Estuvimos hablando un buen rato, el hombre (separado) tenía una excelente conversación. Una hora después se presentó su hijo, un tío de mi edad mas o menos, con buen aspecto, que se sumó a la conversación, acabamos hablando durante horas, algo apartados del resto de la gente, el padre iba y venía, atendiendo a los invitados pero siempre pendiente de su hijo y de mi. Cuando la fiesta llegaba a su fin, decidimos ir a una discoteca cercana, eramos un gran grupo de gente y antes de partir fui a despedirme de su padre, me miró directo a los ojos, sentí sus manos sobre las mías y su voz en mi oído:

-Quédate...por favor.
-¿Qué? No, yo..lo siento.

Al percibir la urgencia en su voz noté que mi cuerpo respondía al pedido, de pronto me apetecía quedarme, lo deseaba, y entonces..
Leer más...

Lágrimas ácidas


Lágrimas ácidas

días de encarcelamiento angustioso
marcados por un neumococo caprichoso
alojado en tus pequeñitas ramificaciones
pulmonares,
nueve los aguijonazos de hoy tatuados
en tus muñecas y bracitos,
hematomas y morados dejan a su paso
las lágrimas ácidas que vierten mis ojos
cuerpo adentro,
tu alarida llamada pesa en mi alma
a golpe de hachazo
clavada en un pasillo frente a la sala de enfermería
donde insensibles a tus gritos
las ATS acostumbradas al dolor infantil
ni siquiera levantan la vista de sus tareas,
en la espera soy un fetiche de vudú
manipulada al antojo del sin sentido
convertida en un espectro anodino e
inútil a tus reclamos,
me arrancaría los tímpanos
cegaría mis ojos enajenados
escaparía corriendo de allí
pero mis pies se han hecho cemento
desmembrados del resto del cuerpo
tras un absceso de pánico,
y tú pequeño rostro congestionado por
el berrinche soberano dibujado de disgusto
regresa a mí, y me abrazas con toda la fuerza
que tu aliento te consiente,
cuando recuperas el sosiego
te conviertes en mi pequeña nube
de algodón de caramelo
y te paseas por la habitación 414 con
un gorro amarillo de piscina en la cabeza y un
tapón del lavabo haciendo las veces de tu
cocoliso,
No hay peor dolor en el mundo que
ser mero espectador del sufrimiento
de un hijo, y aunque en breve será un
débil recuerdo para mi nube de caramelo
durante los meses venideros
estos momentos serán el paranoico
acosador de mis temores.


Poema Eva Márquez
Http://cosasqnuncatedire.blogspot.com
Leer más...

Poesía: "Los Labios"

“Los Labios”

Entreabiertos a la ilusión,
suspiran con el murmullo
de un nombre al pronunciarlo.

Pincelan luminosos
el atardecer de una sonrisa,
que adormece en un remanso.

Palidecen al brotar de los secretos,
vibran, descubren,
se desatan audaces y sedientos.

Cautivos al despertar de un beso,
torrente húmedo de dulzura,
susurran el amor que anhelan.

Sublimes, traducen sinfonías
embriagando con melodías
las huellas de la piel.

Vulnerables a lo prohibido,
se ciegan en sentimientos pendientes
que sólo postergan el innegable olvido.

Agrietados por el tiempo,
se marchitan en el desengaño
que los deja con el último aliento.

Eliana Roiger

12-04-08
Leer más...

Nécrologie

Van Gogh morreu no outro dia
um tiro
em Auvers estoirou a luz
ondulante das searas, um tiro
na cabeça de Van Gogh
as asas dos corvos
espantaram o azul.

J.T.Parreira
Leer más...

creaciòn


Siempre inquieta la semilla por manifestar su poder,
como flores nuevas,
inspiraciones.

Porque crear es nuestra mejor libertad
y cada creaciòn ùnica.


Leer más...

Arreboles del Parnaso.



Arreboles del Parnaso.


Sembré en tus tierras la esperanza pura
de un sueño que se convirtió en locura
de una flor que muere y vive,
en los parajes de tu aliento,
del caminar sobre la piedra húmeda
del ascender la escalinata del Parnaso
y soltar la rienda del amor que anhelo.


Por cada día que respiro y muero
son mil noches de silencio y bruma,
en el vacío de un amor que añoro,
y que no renuncio mientras tenga aliento.


En aquel sillón que reposó mi cuerpo,
sentí la voz del dueño de la vida,
posó su mano en aquella tarde,
en que sus rayos extendió al Ocaso.


Y me fundí en cada amanecer,
en cada ave que canturrea al viento,
en cada onda del arrullo fresco
que por sus prados hoy esparce vida.


Quedó mi aliento aferrado al agua,
mi esperanza fundida en cada verde,
cual instantánea de tu lente mágico
allí quedé por si mi amor recuerdas.


Perdí mis ojos y me llené de musa...
por esos rojos que desvanece el viento
hé de volver antes de mi hora
y he de seguir el rastro del silencio...



De las poesías de Laura del mar...
Derechos reservados de Autor
Leer más...

Orillas

Ante hombres bajo nubes de estaño y sauces de papel
la mar mece su escote,
una orilla con dintel.

Mareas vapulean a quienes estrechan sus mirares desde cuellos
con hombros,
con hombreras de cristalinos retoques.

¡Gime la ola! ¡Derrama su estela!
Trenza una tormenta el fin de tanto visto.

Preguntan las nubes de blanco y los sauces de verde por quiénes libres son.

Destrenzan los tormentos cada cuestión con lluvias
para concluir,
para responder,
que presos son quienes huyen y libres quienes quedan.

¡Huyeron los hombres!
¿Huyó todo?

Traen las olas sus revuelos:
¡son bramidos de libertad!
Pero no hay ya quien los oiga.
Leer más...

refugio


Desde el mar llega tu brisa

y una luz de tus ojos
que aùn no conozco.

De piedra y arena
haré mi refugio en la playa,
para que la voz de las olas
me mantenga despierta.


Leer más...

Y te escribo...

Empezaría escribiendo versos
los más bellos, solo para ti
y dejándome llevar por el corazón
olvidando la razón por un instante
pues como suave pluma
se posaría mi beso en tus labios
y así, recorriendo ese sendero
temblando de emociones contenidas
susurrarte al oído
esas palabras, tanto tiempo pensadas y guardadas
y mis manos son caricias
suave seda sobre tu piel
volviéndose lava, si tú me dejas
pues un huracán, se ha apoderado de mi alma
y no hay verso para explicar lo que yo siento
pues si no encuentro tu boca, me atormento
quiero tus brazos rodeando mi cintura
y respirar el aroma de tu piel, es cuanto anhelo
pues hoy, yo sé que te amo
pese a todo y pese a todos
lo único que no sé
es si este amor, podrá vencer el miedo.
Leer más...

Rastros sueltos

Te muestras en tu ausencia repitiendo las palabras bellas que dijiste un día a un alma deshecha, rota en mil jirones, en pétalos de ausencias, buceando entre las cenizas desligadas de cigarrillos fumados a impaciencias, inhalados en pensamientos huidos, sin retoques.

Tengo la mirada del gélido invierno anclada en el alma. Ni un rescoldo inmaculado queda de la llama iniciática que alumbró el camino, que alimento el sueño. El viento ya no araña, arrasa. El viento arrastra y pudre agrandando lo deshecho, convirtiendo el azul de aquella en denso fuego, en tenebroso infierno.

Garantízame la paz y te daré lo que me pidas. Te traeré el ámbar de los mares de coral y la lluvia del país donde no hay vida. Garantízame el amor y la eternidad te daré en poesía. Te regalaré mi alma en un cofre decorado de sueños inventados para ti. Garantízame tu ser y te daré por siempre mi vida. Aleja de mí tu ausencia y te daré el universo.
Leer más...

Saint-Exupéry segue invisível


Saint-Exupéry segue invisível
continua nas nuvens
a pratear de cinzento a luz
das nuvens, em vão
em baixo se procuram sinais
uma exclamação, um polegar
erguido, uma verdade
própria do deserto
o poeta já deve ter descido
numa via-láctea
como um menino que varria a lava
de vulcões e cuidava de uma rosa
impermeável.
J.T.Parreira
Leer más...

POR FORA A LÁGRIMA ENRIJECE!


(Para o jornalista e literato Fernando Soares)

Levedados
com desvirginadas tristuras
recém moídas pela pele
do silêncio

nossos olhares se cozerão
como um febo que arde a fronte frescal
e essa queima é a singela coerção
dos nossos servilismos
às frouxas verdades

onde a proeza
de nos escondermos
(nós que nos falamos poetas)
atrás do véu tecido em brasa
desnuda-se em mil quereres
ante a ordenha das horas
contaminadas pelas fomes arroxeadas
que se deitam ao sereno
no morno colo
dos estômagos mirrados.

Faz frio e a madrugada dos bêbados
foge com o vento que uiva feroz
e a volúpia incurável da grandiloqüência
está em nós (tal o aplanamento das órbitas)
como os letárgicos murmúrios
estão para as papoulas emplumadas
e agonizam à mercê de narinas e ermidas
até que não caibam
em gargantas — insalubres.

Apesar das lonjuras de vagões
o altruísmo do fumo em pranto
já não é o mesmo néctar
e nem os algoritmos nus fumascentos
e nem os enrelvamentos crus dos outeiros
e nem a germinação dos coitos de arpões
evitam a covardia dos lerdos
tombos no cio.

De repente tudo escarra:

Um poema (recatado)
acolchoa limosas vaginas
e arremessa
nossas inconsciências corrugadas
para além
dos pulgões de quinas...

(Ai...!)

Somos em nós
os rojões de desinibidos glúteos
planando com os cânones
de embebedados testículos
e gabamos pêndulos
e fustigamos flamas
de frio corrimento...

Somos em nós
as hígidas penetrações e abalos alavancados
com as talhas de espinhos e quefazer...

Somos em nós
a fricção violenta do cadafalso
com o fulgor labiríntico
do pêco erotismo...

(Ai...!)

Por fora a lágrima enrijece!
Mas as nossas sombras
— quando depuradas dos clitóris voláteis
das amêndoas hospedeiras —,
seguem em nós
como os insurrectos desejos
que viajam da ponte para o sempre,
sob mofa ejaculação.

© Benny Franklin

Fotografia (Angel) gentilmente cedida por "Ana Morkazel".
Leer más...

Acaríciame de poesía

asústame con tu sonrisa,
con la caricia de tu poesía,
cáeme en fondo,
húyeme dentro,
afuera no me esperan
no te rindas,
envuélveme,
enloquéceme sin remedio,
vágame en las líneas de mi cuerpo
tortúrame con las sílabas
del sinuoso camino de tus poemas,
nada soso ni convencional,
sabes que me aterra el cotidiano
ventanal,
poemizame, dámelos
con caramelo urdidos de trepidante
aventura, piérdeme en mis sueños húmedos
y encuéntrame en los tuyos,
ensombréceme en tu voz y te maldeciré
en mi celda por la eternidad
de mi siempre jamás,
susúrrame tus heridas
sin derrota, sin descanso
átame en el canto
de tu lamentación,
escúchame en mi ardua
soledad de aullidos
de éxtasis sin control,
tiéntame, búscame
y refúgiame en las burbujas
del viento aparecidas
en tus psicofonías ...
ando
loca
perdida
olvidada
muriéndome
en el humo
de
mi
pasión.

Poema Eva Márquez (Blog Cosas que nunca te dire).
Leer más...

Vida real II

Dijo que la vida es una línea. Una línea que para conmensurar debemos su medio captar y situarnos sobre su loza. Luego extender hacia nuestra medida grande e imaginar aquello más inmenso que puedas proyectar.

Dijo que buscó lo más grande hasta que no lo hubo más. Y luego se dirigió hacia el otro extremo de la línea. Dijo ir hacia lo más pequeño, lo diminuto de aquello que es ya imperceptible a los ojos de la humana especie.

Y entonces una vez recorrido ambos extremos de esa línea dijo haber sido informado que debía continuar caminando más allá de lo que no pudiera ver y no pudiera existir. Dijo que le dieron a optar según su propia voluntad y convicción cuál de ambos extremos caminaría primero. Dijo estar conciente que quizá optar por uno lo llevaría a eternamente desconocer el otro. El otro extremo. De la línea. La vida. Si optaba por ver grandes dimensiones no conocería aquellas más pequeñas. Si optaba por las pequeñas, las grandes no vería. Dijo él que pensaba.

Dijo entonces –fue lo que se oyó- que si dirigió presto a uno de los extremos –sin nunca decir cuál- y sólo echó a caminar. Y entonces se puso a caminar. A veces corría y en otras lentamente avanzaba. Si es que eso era avanzar –decía-.

Llegar a cierto lugar le tomó un tiempo inexacto. Un tiempo sin duda, pero sin medida que denominar. Un tiempo para cada lugar. Un tiempo que podía ser señalado como eterno para cada uno de los dos extremos de aquella línea.

Y todo allí era igual. O mejor es decir que todo en ese lugar se tornaba gradual. Que nada parecía cambiar, pero que si recordaba el inicio de su camino la materia parecía haber transformado sus dimensiones. Entonces no todo era igual. Parecía siempre ser igual, sin cambiar, pero existía un curso que dijo entender como tiempo. Y que ese transitar –el tiempo, decía- hacía que el contexto de lo igual fuese más bien un proceso. Algo que siempre se transforma, pero que dadas sus dimensiones y nuestras falencias como humana especie parece ser siempre igual.

Dijo entonces que las transformaciones de toda dimensión que observaba fueron más evidentes ante sus percepciones. Sus humanas percepciones. Y que sentía cierto tiempo final. O un final de aquel proceso de caminar. Y entonces se dijo a sí mismo que eran éstas las últimas dimensiones que podían existir de aquel extremo por el que había optado. Que había llegado a una especie de final. De final del camino. Que no debía más caminar. Que ahora debía retornar para conocer el otro extremo, las otras dimensiones, de aquella línea que era la vida. Y que lo único igual sería el transitar del tiempo y las lentas transformaciones de las dimensiones de toda cosa.

Se aprestaba a retornar. A dar media vuelta su cuerpo de humana especie para iniciar su vuelta al medio de la vida. La línea. Para luego comenzar a caminar al otro extremo y conocer las otras dimensiones de la vida. La otra dimensión –dijo que decía uno de los que informaba-.
Pero algo frenó su vuelta a retornar.

Algo en las imágenes que captaba su ineficiente visión de humana especie no dejó que terminara de voltear. Y entonces se quedó donde estaba –dijo- y esforzó su mirada de humana especie animal. Y dijo que había nubes más allá. Que el cielo era espeso y poblado de denso, pero suave niebla, humo y gases que ante su gradualmente adaptada visión de especie humana se comenzaba a disipar.

Y entonces vio que las dimensiones de toda cosa, que según él habían alcanzado su máxima dimensión y transformación, comenzaban a transformar nuevamente su figura. Aquel extremo elegido no tenía fin, sino que volvía a comenzar. Toda dimensión última volvía gradual y lentamente a comenzar otra transformación en el sentido contrario, o siguiente, a estas alturas como lo quieran llamar –él decía-. Fue lo que se escuchó, lo que nos decía.

Y no debía siquiera retornar. Sino que podía continuar su caminar en ese extraño rumbo por el extremo de línea de vida por el cual había optado. Y aún así no se perdería nada del otro extremo. Igualmente lo conocería, lo vería, pero sólo que por otro lugar, por otro lado, por atrás, o por el comienzo principal. A estas alturas no sabía cuál era comienzo y cuál era final. Lo único claro era que pasaba eso que nombró tiempo. Lenta y gradual, pero siempre una danza de tiempo que nunca terminaba y menos se estancaba.

Y entonces logró dar con cierta verdad. O por lo menos creí poseerla –dijo con algo de ironía-. Su vida no es una línea, es un estado circular. Di una vuelta. Completé su andar –dijo con alegría-.
Nunca más lo oímos hablar.
Leer más...

http://siabysusescritosdelalma.blogspot.com/



Sometimes when it´s all spun out
and all that is ugly recedes

into a deep sleep

There is an awakening

and all that remains is true.

As the body is ravaged

the spirit grows
stronger

Forgive me Father for I know

wh
at I do.
I want to hear the last Poem

of the last Poet.


Jim Morrison
Leer más...

SI SUPIERAS...



Si supieras
De la danza del viento sobre el agua

Del susurro de la brisa

El musitar de olas blancas

como estela de nubes vagabundas

De la verde voz del helecho en el río

De las hojas robadas del otoño

De la humedad terrestre bajo tus suelas rotas

Si supieras

Que cualquier llanto es tu llanto

y que esta sangre derramada es tu sangre

y que la vida no es más que un instante

no es más que un instante



Leer más...

Vida real

Asevera e ironiza. Hazlo más fácil para que luego tu diminuta mente pueda verificarlo. Asevera entonces de cuando caminas y piensas que antes eras libre, piensas que mirando ciertos colores en el cielo y sentir algo agradable en aquello que llaman alma estás de verdad en un sacro y, a la vez, eficiente sendero hacia una especie indescifrable de eso que dicen es el concepto de vida.

Desprende de la incomodidad. De que hoy no es un buen día. Que sientes medio turbada la existencia y que realizas cosas para participar. Nada haces. Tienes juicio en tu sabia moral; siempre has querido estar al tanto de algo que dentro tus oídos se enteran y nunca has podido interpretar. Y no quisieras sólo creer en ello, sino que aspiraras verlo, ambicionaras estudiarlo y aprehenderlo, pero que incluso igual te invente respirar como lo hacen los humanos cuando en algo desarrollan eso que denominan fe.

Ésta es sin duda urbana. Ésta es un reflejo de que no coexisten el verde bosque de la hermandad y las alucinaciones hechas conceptos. Ésta es más urbana. Es un vagabundeo. Es un tupido tizne de olores y vapores y risas y culpas. No ha de ser natural. No sea una expansión pura de una ilesa vida que realmente no lo está. Es la propia ignorancia. Es la indagación ahora en este lapso de aquello que en medio de las demandas suene y se atienda como una frase eminente y significativa, casi un speech de la adversidad humana, de la miseria particular.

Ironiza ahora que tienes tiempo. Ahora que especulas que esto de verdad trasladará vientos de tranquilidad, goce, prestigio, orgullo, sazón, mística y felicidad a la supervivencia. Ironicemos de las filas y las largas esperas. De cuando no eres adecuado. De cuando los pasos son apurados y simulas ser un ser que cree hacerlo bien. Y siempre está el sesgo moral.

Ironicemos. Ironizar, satirizar, para qué zaherir y por qué apuntar. Todo quiere burlar, siempre quieres ironizar, asumes que aseverar es caricaturizar, o tú sientes que es ironizar, que el que asevera es tu voz, que si pudieras de eso ironizarías. Pero no, sólo y solo aseverarías.

Mejor descompone cuando andas en automóviles y miras la ciudad y piensas básicamente y displicentemente que lo que ven tus ojos es lo que sugestiona cualquier cámara. Que el cuadro tiene su melodía y que algo simboliza para cada uno de los que pueden aparecer por la ciudad.
Leer más...

ÁRBOL DE SOL




Hemos firmado un pacto de guardianas en esta extraña cárcel que
remonta en la noche la corriente…
Olga Orozco


Elegiste un sitio de azucenas rojas
para crecer
y escribiste cartas azules
besada por la luna llena.

Convidaste a los amigos
para celebrar tus frutos,
brotes de luz, lirios y alondras
cantando la plenitud de tu nacimiento,
sin arrogancia.

Un árbol de sol que alumbra,
a semejanza de las mariposas,
aleteando al alba, los párpados,
frente a frente.

Mirada de primavera
abriendo los ojos de mi abuela.

Campesina hermosa
de estocadas hondas,
vivirás en estos versos que te nombran,
violetas anhelantes en el pasar del tiempo.

Mónica López Bordón


*Del libro "Árbol de sol"
*Cuadro: "El árbol de la vida". Klimt
Leer más...

Hoy...


Hoy voy a contarte un secreto no tan secreto...
te amo.

hoy voy a cantar en la copa de los árboles...
por si quieres salir al jardín.

hoy voy a arrancarme las ganas de vivir...
para q te bebas mis sentidos.

hoy voy a sonreír cuando muera...
para q siempre te acuerdes de mi.
Leer más...

"Sin eco..."

Sin eco

Sé que mis paredes no encuentran eco,
que el sol en mis ojos no puede brillar,
que mi sentir se esfuma en el aire
de una atmósfera en la que no se puede respirar.


Que en mis oídos no resuena la música,
que mi voz enmudece al no poder cantar,
que el amor encarcelado en mi cuerpo
se reseca por no tener dónde habitar.

Que mi alma no tiene consuelo
y mis labios entumecen reprimiendo su gritar;
que las lágrimas saben amargas
porque el roce de tus yemas no quiere secar.

Que mi piel se estremece de frío
y tu abrazo es caricia en mi imaginar;
que no todo silencio es olvido,
pero a mi vida... sólo le queda recordar.
"Lágrimas de Mujer",
Lápices acuarelables sobre papel, para ilustrar la poesía.
Ambas de mi autoría

Autor: Eliana Roiger
18-08-08

Leer más...

ela, ainda












a poesia
que ela me inspira
não transpira
nos versos que rabisco

ainda bem
:seria perigoso
entregar o ouro
aos bandidos da insônia

samuca santos
22.07.09
cabogato, px, olinda
...
imagem: google
Leer más...

TALLER DE POESÍA ERÓTICA


SONETOS CORPORALES.

Por allí hondo, una humedad ardiente;
blando, un calor oscuro el que allí hervía;
sofocado anhelar el que se hundía,
doblándose y muriendo largamente.



Labios en labios que no ataca diente
lengua en garganta que se corta, umbría;
áspero alrededor, fiera porfía
por morder lo imposible de la fuente.

Fiera porfía, ya que ni a la hembra
más hembra ni al varón más varón dieron
otra cumbre que ser sembrado y siembra,

pues lo demás, ¡oh cuerpos desvelados!
son fulgores que al alba se perdieron
en un súbito arder, desesperados.

Rafael Alberti

PORGRAMA DEL TALLER:




El erotismo en la poesía española: Los románticos (Becquer), Quevedo, Alberti, Miguel Hernández...El erotismo en la poesía latinoamericana: Carilda Oliver Labra, Gonzalo Rojas, Neruda, Alfonsina Storni...El erotismo en la poesía surrealista francesa; Apollinarie: cartas Lou, las mujeres de Paul Eluard, Baudelaire o el erotismo de lo siniestro...Acercamiento a la literatura erótica: Miller, Miguel Menassa, Anäis Nin...En el taller habrá un momento de lectura y luego un momento de escritura, de tal manera que cada uno de los integrantes tendrá la posibilidad de producir poemas en el transcurso de los encuentros.Lugar: C. Duque de Osuna 4, locales (frente a Plaza España).

Fecha: Del 4 al 7 de Agosto. A las 20.00 h.


Información: tel: 653903233, mail: alejandramenassa@telefonica.net



Leer más...

SONETO AL BOSQUE

Al son de los albores otoñales
el sol brillaba en su pelo enredado,
la luna era su cuerpo ondulado
que deslumbra y danza en los parrales.

Un verde lago de aromas letales
perfumaba el paisaje azulado
del reino del bosque, donde hechizado
el ciervo bailaba con las vestales.

“Recuerda su voz”, las flores cantaban;
los árboles sagrados susurraban
su nombre con temor respetuoso.

Al paso de Artemisa destellaban
luciérnagas que de noche adornaban
de luz su corazón majestuoso.
Leer más...

Siento que sigo vivo.


"...El espejo de tus labios
tiñe de rojo el color
de una vida sin sabor
que me sirve de escenario...
No es que sea esta forma 
mi manera de quererte, 
es mi forma de sentir
que no salgo de la inopia 
de este mundo que creamos. 
Y te juro, vida mía, solo así, 
sentiré que sigo vivo...
que te amo...

...mientras duren tus abrazos
en los poros de mi piel.

...mientras valga cada trazo 
que pintaste en mi tiempo,
sin que esté aún terminada 
esta obra que empezamos.

Y te juro vida mía, rasgaré 
cada letra que te escribo
si no te contagia el latido 
que dicta mi corazón."
Leer más...

Ecossistema

Se o camaleão
não estender o seu olhar
comprida língua para o insecto
distraído, o mundo
perde o equilíbrio.

J.T.Parreira
Leer más...

Hoy nos enlazan...

 
 
 

Blogs interesantes

Entradas
Comentarios

Vota al BLOG DE LA SEMANA

Creative Commons License
La obra literaria expuesta es original del autor y está bajo una licencia de Creative Commons, salvo que el autor la someta a una licencia distinta. Las imágenes y demás elementos son de sus respectivos propietarios. Poetízame no se hace responsable de los contenidos publicados.
.

Comentarios Recientes

 
Subir